No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.

¿Sabía usted que...?

Esterilizando a su perro o gato, usted le puede alargar la vida hasta por cuatro años

Esterilizando a su perro, usted puede salvar más de 67,000 vidas en tan sólo seis años

Esterilizando a su gato, usted puede salvar a más de 11,000,000 vidas en tan sólo 9 años

Esterilizando a su perro o gato, usted disminuye directamente el número de animales abandonados

Esterilizando a su perro o gato, usted ahorra dinero, pues tendrá un animal más sano y con menos tendencia a desarrollar tumores o enfermedades de tratamientos muy caros

Esterilizando a su perro o gato, usted elimina la posibilidad de que cachorros mueran de hambre, frío, enfermos, maltratados o atropellados

Más del 95% de perros o gatos atropellados no estaban esterilizados

La tercera generación de una cría que salga de su casa, termina abandonada en la calle, mal regalada o incluso muerta antes de llegar a sus 3 años de edad

Los perros y gatos se esterilizan a partir de los 3 meses de edad

No tiene que esperar al primer celo y mucho menos a tener una cría para esterilizando a su perra o gata. Mientras más temprano lo haga, mejor y más rápido se recuperará, es una mentira el que necesiten tener una camada para no enfermar.

Esterilizando a su perra o gata usted evita que ella desarrolle cáncer de útero, quistes ováricos, piómetras (infecciones en el útero) y además disminuye hasta en un 80% las posibilidades de que desarrolle tumores de mama

Esterilizando a su perro o gato, usted le puede prevenir enfermedades letales como tumores testiculares o cáncer


¿Deseas que se acaben los abandonos de animales?

¿Deseas no ver más animales sufriendo, vagando por nuestras calles, barrios o autopistas?

¿Deseas acabar con la tristeza y desolación de perros y gatos que mueren atropellados o envenenados por personas despiadadas?

¿Deseas que tu perro o gato tenga siempre una óptima salud?

¿Deseas ser un dueño responsable?


Si has contestado SÍ , sabrás qué hacer: ¡ESTERILIZAR a tus perros y gatos! y educar a tus amigos, familiares y vecinos para que hagan lo mismo.

¡¡La esterilización es el regalo más grande que le puede hacer a su perro o gato, pues con ella le está garantizando una mejor vida!!








CUANDO HAY LADRIDO EXCESIVO

CUANDO HAY LADRIDO EXCESIVO
A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia de extraños. De esta manera se sienten protegidos por sus animales y además disuaden a potenciales ladrones de ingresar en sus domicilios. Sin embargo, si el ladrido de un perro no se produce en forma momentánea inducido por un estímulo externo amenazante sino que es una constante, deja de ser una característica positiva para constituirse en un comportamiento indeseable, sobre todo para aquellas personas que conviven con sus perros en departamentos.

Si bien el ladrido de un perro es un comportamiento normal, genéticamente programado, que cumple tanto las funciones de aviso o alarma para los miembros de un grupo de pertenencia como la de amenaza hacia extraños que intenten penetrar en su territorio, también puede ser emitido por muchas otras razones y en las circunstancias más diversas.

Una de las causas más frecuentes por las que un perro comienza a ladrar es la denominada facilitación social. Este término se utiliza para explicar aquellos comportamientos que un animal realiza cuando es estimulado por otro animal que ejecuta la misma conducta. Es habitual que cuando un perro del vecindario comienza a ladrar sea seguido por el resto de los perros del lugar.

Debido a que en la mayoría de los casos no es posible corregir la causa que origina el problema, una forma adecuada para revertir este comportamiento puede ser estimular al perro a realizar un comportamiento incompatible con el ladrido, como por ejemplo, pedirle que obedezca una determinada orden y premiarlo por su respuesta adecuada.

Por supuesto que es posible aplicar esta técnica si uno está presente cuando el perro comienza a ladrar. Por el contrario, si el perro se encuentra solo cuando es estimulado a ladrar por sus congéneres vecinos, nada se puede hacer para modificar la situación, salvo esperar a que el animal que dirige el “coro” decida dejar de ladrar.

Otra de las causas frecuentemente responsables del ladrido excesivo es la frustración social. Los perros son animales altamente sociales, que disfrutan de la compañía de sus dueños. Muchos propietarios les permiten a sus animales disfrutar de su compañía hasta que por alguna conducta indeseable del animal deciden encerrarlos. Esta actitud humana genera un gran desconcierto en el perro y, sumada a la frustración producida por la separación y la consiguiente soledad, induce a muchos perros a ladrar descontroladamente a fin de eliminar las tensiones. Por eso es tan importante acostumbrar a un perro desde su etapa de cachorro a quedarse solo en forma gradual a fin de evitar alterar su estado emocional en forma repentina.

Otra razón que induce a los perros a ladrar excesivamente es el aburrimiento. Cuando un perro está solo por varias horas se aburre y una de las actitudes que puede tomar ante esta situación es ladrar. Lo conveniente es tratar de no dejar solo a un perro por largos períodos o, cuando no hay más remedio, dejarle objetos que llamen su atención y que pueda morder a fin de que se distraiga.

Pero también en este punto el aprendizaje puede jugar un rol sumamente importante. Es común observar cómo un propietario termina haciendo lo que su animal pretende con tal de que haga un poco de silencio. Compartir la comida con él, dejarlo ir a dormir a la pieza con los chicos o salir corriendo a dar un paseo porque el ruido producido por el ladrido del animal se torna insoportable, son sólo algunos ejemplos.

Sin embargo, jamás hay que olvidar que los perros tienen una gran capacidad de aprendizaje y que rápidamente captarán que el mejor camino para obtener lo que desean será ladrar. Por eso es imprescindible evitar este comportamiento indeseable no “premiando” a un perro por emitir el ladrido.

Si esta conducta ya está instalada uno de los mejores caminos a seguir será ignorarlo hasta que perciba que ladrar no le garantiza llamar la atención de su dueño, sino más bien todo lo contrario.

Hay otras opciones que se pueden aplicar dependiendo de las necesidades y juicio del propietario del perrito.

EL COLLAR ANTILADRIDOS

Es con un Spray de Citronela, por lo que no lo lastima y es hipoalergénico. Funciona con un sensor de sonido por lo que cada vez que el perro ladre será asustado con un rocio de citronela y así, el dueño no tendra que estar presente por lo que refuerza más el que el perro no ladre.
Puede ser usado con cualquier raza aunque es mejor si no tienen mucho pelo en el cuello. Después de un poco de entrenamiento podrá dejar de ladrar y al parecer no sólo es exclusivo para eso sino tambien para alejar al perro de áreas prohibidas, no salir de la casa, no morder cosas, etc.



RELATO DE UN CACHORRO ABURRIDO

RELATO DE UN CACHORRO ABURRIDO
Me llamo Rusty y soy un lindo cachorro, vivo con mi familia en el centro de la ciudad y quiero contarles cómo paso la mayoría de mi tiempo, casi todos los días:

08:00h. Me llevan a la calle. 10 minutos para hacer pi-pi y lo otro. Poco tiempo, pero justo lo suficiente. La verdad, me quedo con ganas de juerga…

09:00h. Los niños se han marchado al colegio, yo he comido, ahora se marcharán también los demás y me quedaré solito en casa.

10:00h. He dormido un poco... que aburrimiento. No consigo encontrar el hueso que dejé debajo del sofá ayer… parece que tengo que buscar un escondite mejor que ese.
Me paseo un poco por la casa, me encuentro una pelusa de la moqueta y me la como. Me voy a la cocina… para buscar el cubo de basura; je, je, a veces se les olvida esconderlo.

10:10h. ¡BINGO!, aquí está... la próxima media hora no me aburriré.

10:45h. He decorado mi colchoneta con envases de Yogur vacíos... pero eso sí, antes los he relamido y los he limpiado muy bien (ellos nunca lo hacen tan bien como yo), y he decorado el pasillo con los papeles de desperdicio. Estos también los he limpiado antes. Y me he encontrado los restos de un tomate ¡Yuppie!

10:50h. Dios mío, creo que tengo que echar los restos del tomate... uf, parece que no me ha sentado nada bien

11:00h. Ya estoy mejor del estómago, menos mal. Pero sigo sin encontrar ese hueso de ayer..

11:03h. Las patas de la silla son una buena alternativa para el hueso desaparecido.

11:30h. Tengo que dormir, estoy completamente agotado de matar la pata de la silla, pero ¿dónde duermo? Todavía hay restos del tomate en mi colchoneta. A ver si encuentro un sitio súper cómodo para tumbarme un rato…

12:00h. El cartero me despierta de un sueño muy agradable y salgo de la cama de mi amo (juro que la he mojado solo con babas…)Después de 10 minutos de amenazas y ladridos, el cartero por fin huye de la puerta. Oigo a la vecina en la escalera, ¿qué le pasa? parece enfadada. Después de 5 minutos de ladridos, ella también huye.

12:20h. Un paseo por la casa: la puerta de la habitación de los niños está abierta, ¡perfecto! Los muñecos son míos. No son lo mismo que el hueso desaparecido, pero así me entretengo un rato…

13:00h. Justo cuando me había vuelto a dormir, alguien vuelve a casa. ¡YUPPII!Pero, ¿Por qué me mira con cara de enfadada ELLA? y ¿Porqué grita tanto?¡Eh, qué me alegro un montón de verte!, ¿Habrá tenido un mal día? Bueno, mejor que me vaya a mi colchoneta junto al tomate y espero un ratito. Hmmm... todo este tiempo he estado esperando solito que volviera alguien y me he aburrido tanto y ahora cuando vuelve a casa está de mal humor…

13:30h.Todavía no he salido de mi colchoneta. Vuelven los niños. ¡Bien! ahora si que me levanto a saludarles, siempre se alegran tanto al verme, igual que hoy… Hasta que entran en su habitación… NADIE me ha dicho que no debo morder los juguetes de los niños… Otra vez están todos de mal humor…

14:00h. La comida está casi hecha (no la mía) y ELLA me saca para un paseito rápido…Me quedaría más tiempo en la calle, me aprieta el tomate, pero no hay tiempo…

14:30h. No me permiten pedir mientras comen... a mi colchoneta... a esperar que alguien tenga tiempo para mí…

17:30h. Todavía nadie tiene tiempo para mí... Pero ahora llega ÉL a casa. ¡YUPI!, se alegra mucho verme, hasta que ELLA le dice que he estado en su cama. Lo mojado sólo son babas, ¡lo juro! Aunque nadie se lo cree… de nuevo, a la colchoneta.

19:00h. Mi paseo de noche con ÉL hoy es muy corto, porque tiene mucho estrés en el trabajo. Me gustaría quedarme más tiempo – el tomate – pero no puede ser.

19:10h. Mi cena: ¡lo mejor del día!

20:00h.Todos están en el sofá. Yo también quiero, pero no puedo, dicen ELLOS, porqué me he portado muy mal hoy. No me he portado mal, de verdad. Los he esperado aquí a todos, incluso he tenido un poco de miedo y me he aburrido un poco. No entiendo esto… GUAU.


Autor, Christiane Steck, Educadora Canina de LealCan

ADIESTRARLO PARA QUE NO MUERDA TUS COSAS

ADIESTRARLO PARA QUE NO MUERDA TUS COSAS
Existen varios motivos por los que nuestro perro muerde nuestros objetos más preciados; la ansiedad, el aburrimiento, el dolor de encías o la hiperactividad son los más frecuentes.

Si tenemos un cachorro de entre tres y seis meses podemos entender este comportamiento como algo normal, ya que lo más seguro es que les duelan las encías porque le están saliendo los dientes. Para evitar que se acostumbre a morder nuestras cosas es recomendable que le compremos juguetes que pueda morder, huesos, pelotas…

Antes de darles cualquier objeto debemos asegurarnos que no sea tóxico ni perjudicial para su salud y que tenga un tamaño adecuado para evitar ahogamientos. Los juguetes que pitan suelen ser sus preferidos, pero pueden volvernos locos.

Nunca debemos darle zapatos viejos o cosas nuestras, ya que nuestro perro no diferenciará un zapato viejo de uno nuevo. Si elegimos los huesos naturales para que nuestro perro se desahogue, debemos tener en cuenta que no sean de pollo, ya que pueden astillarse. Los huesos de jamón son los más recomendables siempre que tengan un tamaño adecuado.

Si a pesar de sus juguetes nuestro perro prefiere los objetos de nuestra casa debemos vigilarlo a todas horas para poder reprenderle en el instante que intente mordisquear algo.

Si encontramos a nuestro perro mordiendo, por ejemplo la pata de un sofá, debemos ser firmes y contundentes, un fuerte NO le dirá que lo que hace no está bien, seguidamente lo apartaremos de ese lugar y le daremos su juguete para que lo muerda. Esto debe ser suficiente para que nuestro perro no vuelva a morderlo, pero hay que ser constantes, la mayoría no lo aprenderán a la primera. No debemos desanimarnos ni reprenderlo con castigos físicos. Los periódicos enrollados no son un buen método de aprendizaje.

Normalmente, nos encontramos que nuestro perro ha mordido muchas cosas cuando nosotros no estábamos en casa, si vemos que ha mordido algo pero no lo hemos pillado infraganti, es inútil y absurdo regañarle o castigarlo por ello. A pesar de los desastres que pueden llegar a causar, los muebles carísimos que pueden romper o los valiosísimos objetos que pueden destrozar, no debemos perder los nervios, los castigos físicos lo único que consiguen es convertir a nuestro amigo en un animal asustadizo.
Lo más eficaz para evitar que nuestro cachorro muerda todo cuando no estamos, es dejarlo en una habitación vacía o con cosas que no pueda morder y destrozar, este es el mejor método, pero antes de encerrar a nuestro amigo, es preferible que le demos un gran paseo o que haga algo de ejercicio, así conseguiremos que durante el tiempo que esté en esa habitación no lo tome como un castigo, sino como un descanso.

Cuando nosotros estemos en casa, debemos dejarlo que juegue y examine todos los rincones, pero siempre bajo nuestra supervisión, un descuido puede ser el momento perfecto para que un perro rompa todo lo que haya a su alcance. Debemos anticiparnos y cuando simplemente este oliendo la pata de la mesa o un zapato, avisarle con un fuerte NO que eso no lo puede hacer.

En el caso de que nuestro perro tenga más de un año, el comportamiento de morder todo lo que haya a la vista es un problema. Podemos achacar esta conducta a la falta de ejercicio, al aburrimiento y a la ansiedad. Si dejamos a nuestro perro demasiado tiempo sólo es muy posible que debido al aburrimiento, empiece a morder todo lo que tenga a su alcance.

Cuando un perro está aburrido es capaz de todo. En este caso, lo único que podemos hacer es ejercitarlo antes de dejarlo varias horas sólo.
Un paseo de cinco minutos para que haga sus necesidades no es suficiente para gastar la energía sobrante de un perro. Si queremos evitar que emplee esa energía destrozando nuestra casa, debemos cansarlo y pasear media hora mínimo antes de irnos.

Cambiar la rutina de un perro no es fácil, requiere mucho tiempo y dedicación, pero no es imposible. Para estos casos, aunque nuestro perro sea adulto, podemos dejarle juguetes o huesos para que se entretenga.

Si nuestro perro, a pesar de dar largos y agotadores paseos, sigue destrozándonos la casa debemos considerar la opción de que sufra ansiedad o algún otro problema más grave. Los perros de avanzada edad pueden sufrir un trastorno llamado Síndrome de Disfunción Cognitiva, es una enfermedad similar al Alzheimer en los humanos. Esta enfermedad afecta entre otras muchas cosas a la capacidad de aprendizaje del perro y a su memoria. Para tratar estas enfermedades es recomendable acudir al veterinario de confianza.